Taller de Independencia | Alfredo, de Murcia
388
page-template-default,page,page-id-388,page-child,parent-pageid-484,qode-quick-links-1.0,tribe-no-js,tribe-bar-is-disabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Alfredo, de Murcia

LIBERTAD

Me llamo Alfredo, tengo 30 años y hace 13 años que tuve un accidente de tráfico, el cual me produjo una lesión medular C5-C6-C7, como consecuencia de esta lesión llevaba silla eléctrica hasta hace 3 años, cuando comencé a participar en el taller de independencia.

Conocí el taller de independencia desde la clínica Foltra en Galicia, donde conocí a Bruno, que impartía este taller, él me propuso asistir a esta actividad, fui viendo como cosas cotidianas que en un principio no podía hacer iba consiguiendo hacerlas, lentamente y con muchísimo esfuerzo. Bruno, también me propuso cambiar la silla eléctrica por la manual para tener más margen de movimiento, ejercitar brazos y tronco y poder continuar con esta evolución, en mi proceso para la independencia, al principio creía que no sería posible pero con paciencia y esfuerzo comencé a desplazarme realizando trayectos muy cortos y esto me dio un nuevo impulso para continuar esforzándome.

En esos momentos yo tenía como fisioterapeuta a Juan y estaba viendo cambios muy significativos en las cosas que estaba logrando, como era el empezar con volteos o ganar un poco de estabilidad de tronco y que después de trece años de mi accidente me parecían imposibles de conseguir.

Cuando terminé con el tratamiento regresé a mi pueblo donde seguí trabajando sobre la base que me habían dado. Transcurridos unos meses Juan y Bruno se pusieron en contacto conmigo para ofrecerme venir a Valencia y participar en el taller de independencia, el cual estaban poniendo en marcha, la idea me pareció muy buena y era algo que nunca me había planteado, aunque, en un principio no lo tenía muy claro, ya que implicaba trasladarme otra vez fuera de mi pueblo pero mi madre me dio el impulso que me faltaba para decidirme y me animó a que lo intentara. Este proyecto estaba empezando y Juan y Bruno tenían mucha ilusión en ello que también me transmitieron a mí, en mi mente empezaba a rondar la posibilidad de poder llegar a ser independiente, ser capaz, quizás con una pequeña ayuda de organizar mi vida y poder llegar a vivir solo.

Desde que estoy aquí he conseguido mejorar las transferencias, el manejo de la silla, comenzar a vestirme, cocinar, etc. En definitiva ir progresando poco a poco para llevar una vida lo más independiente posible.